¿Qué es?

La Renta Básica Universal, también llamada Ingreso Básico Universal o Ingreso Básico Ciudadano (entre otros) es una transferencia o pago periódico de dinero, entregado por el Estado a todas las personas mayores de edad que componen una sociedad, de forma individual y sin ningún tipo de condicionamiento o cumplimiento de requisitos previos.

Es Universal No se focaliza en un “grupo determinado de personas” sino que se entrega a todas las personas mayores de edad de un país determinado.

Incondicional No se exige acreditar ningún tipo de requisito para acceder a él. Se entrega sin condición alguna e independiente de las circunstancias personales (cesante o empleado, con hijos o sin ellos, vulnerable, dependiente o independiente, etc)

AutomáticaNo debe realizarse ningún tipo de solicitud para acceder a ella.

IndividualNo se entrega por grupo familiar o por “carga”, sino que individualmente a cada persona.

Es periódico Puede ser mensual, anual, semestral, etc.

Se paga en dineroNo se restringe su uso, su titular recibe dinero que puede destinar libremente a los fines que determine.

¿Por qué la necesitamos?

Para que cada persona cuente con un piso mínimo de seguridad económica en todo momento: Esto supone un beneficio inmediato pero también la posibilidad de planificación y realización de proyectos a largo plazo.

¿Por qué la necesitamos?

Para mejorar la salud mental: La pobreza y la inseguridad financiera se han manifestado como las principales fuentes de estrés para millones de chilenos y chilenas.

¿Por qué la necesitamos?

Para hacer frente a la automatización y el reemplazo de trabajo humano por máquinas y nuevas tecnologías. Distintos organismos han señalado que la probabilidad de automatización de un empleo promedio en Chile es mayor a 40%, si bien es improbable que todo trabajo humano sea reemplazado, la RBU es una herramienta que permite morigerar los efectos de este inevitable fenómeno que ya comenzamos a experimentar hace algunos años.

¿Por qué la necesitamos?

Para generar libertad y autonomía económica: Existen grupos de personas que han sido constantemente discriminados por el mercado laboral, con menos acceso a educación y oportunidades, como en el caso de las mujeres, personas que se dedican a labores de cuidados, trabajadoras y trabajadores con escasa calificación, entre otras.

Acorta las brechas de pobreza y desigualdad: Disminuye la vulnerabilidad de personas con menores ingresos.

¿Por qué la necesitamos?

Abre espacio para otras opciones laborales: Libera a las personas para que se dediquen a otro tipo de actividades no consideradas como “productivas”, así como también permite que dentro del área productiva las personas puedan tener mayor facilidad para elegir lo que quieren hacer.

Acaba con la burocracia en el acceso a las prestaciones estatales: no más focalización ni errores en la asignación de los beneficios.

¿Por qué la necesitamos?

Permite evitar la trampa de desempleo: Al crear oportunidades y facilitar aceptar una oferta de trabajo, sin temor a perder beneficios sociales por entrar al mercado laboral formalmente.

Genera mayores oportunidades laborales: Permitiría a las personas tomar mayores riesgos y así facilitar el emprendimiento y la creación de nuevas empresas.

¿Por qué la necesitamos?

Reconocer a todas y todos quienes participan de la creación colectiva de riqueza en nuestra sociedad: dadas las expectativas de mayores rendimientos de los medios de producción que trae la automatización, una RBU se plantea como una oportunidad para distribuir la riqueza de esa mayor productividad a la sociedad en general, evitando acrecentar las brechas de desigualdad de riqueza que ocurrirían si solo los dueños de tales medios se benefician de la automatización.

Elimina la estigmatización en la percepción de beneficios sociales: no es necesario acreditar pobreza o vulnerabilidad, todas y todos accedemos por igual a este beneficio.

¿Por qué la necesitamos?

Ante la catástrofe climática y ecológica que vivimos, es necesario replantear seriamente el dogma de una economía basada en el incremento constante de la producción y el consumo, que se impulsa y justifica bajo la idea de mantener niveles de pleno empleo

Para enfrentar mejor preparados crisis o emergencias económicas como la que vivimos a propósito del COVID-19, pero también otras que puedan venir.

Entre muchas otras, la RBU significa un cambio en la forma en que se han hecho las políticas públicas hasta ahora y contribuiría integralmente en la consecución de una sociedad más equitativa, libre y feliz.

¿Cómo se financia?

Es una política que cuesta dinero, y mucho. Pero creemos que los beneficios que puede traer a corto y largo plazo, merecen que al menos abramos la discusión sobre qué tan factible es para nuestro país, especialmente en el momento que vivimos: la definición en una nueva Constitución de cuáles son las reglas que como sociedad queremos darnos, el derecho a una renta básica universal puede ser una de esas definiciones.

¿Cómo se financia?

Para abrir el debate tenemos que tener presente, ante todo, que atendido el volumen de recursos necesarios, deben evaluarse conjuntamente múltiples formas de financiamiento.

En primer lugar, deben estudiarse y re pensarse los subsidios y beneficios directos que hoy ya existen y que buscan un fin similar a la RBU para las personas más vulnerables económicamente, sin embargo, esto debe hacerse bajo una regla clara: la RBU no puede significar menores beneficios que los que actualmente recibe una persona. Un principio mínimo a mantener es que una RBU debe siempre contribuir a aumentar el ámbito de la incondicionalidad.

¿Cómo se financia?

Segundo, como es fácil de anticipar, la RBU no se financia sólo con el dinero que hoy se destina a transferencias sociales. La RBU plantea ampliar el número de beneficiarios y mejorar sustantivamente los montos, por lo que requiere de mayor recaudación. Lo anterior significa que es necesaria una reforma tributaria robusta.

¿Cómo se financia?

En un país en el que un porcentaje relevante de las políticas sociales se financian por medio de impuestos regresivos como el IVA, aumentar la carga impositiva de quienes tienen más es una oportunidad no sólo para financiar una RBU sino también de avanzar disminuyendo las brechas de desigualdad por medio de un financiamiento que re distribuya la riqueza que producimos como país. Así entonces, pueden y deben discutirse medidas como el impuesto a los Súper Ricos (impuesto al patrimonio, a la propiedad inmueble, elevar el impuesto a la herencia sobre determinados montos, entre otras fórmulas); Royalty minero, aumentar el impuesto corporativo y avanzar en su desintegración, entre muchas otras.

¿Cómo se financia?

Tercero, se deben eliminar ciertos beneficios tributarios, exenciones, injustificadas o que generan incentivos errados: exención a las ganancias de capital por compra y venta de acciones, exención de IVA a determinados seguros, entre otras.

¿Cómo se financia?

Debemos ser capaces de discutir estas y otras diversas alternativas de financiamiento para una justa redistribución de la riqueza generada por todas y todos. Una política tan sustantiva como la RBU se implementará de forma gradual, empezando por los sectores de la población que conjuntamente se decida priorizar (vulnerabilidad económica, mujeres, cesantía, etc.) y el financiamiento puede ser flexible en función del cumplimiento de esos objetivos. Lo relevante es saber que si decidimos entre todos avanzar en una RBU, existen formas de financiarlo!

¿Existe en otras partes del mundo?

No son pocos los países y/o ciudades que han probado distintas fórmulas de renta básica, Alaska, Hawái, Ontario, Finlandia, Corea del Sur y Barcelona son algunos programas pilotos. 

¿Existe en otras partes del mundo?

A la fecha, Finlandia es el único país que ha llevado adelante una experiencia a escala nacional de carácter piloto, si bien no se implementó de manera universal pues se centró en personas desempleadas, el piloto finladés es muy significativo y mostró importantes efectos en la salud mental y en la confianza de los beneficiarios en los demás y en las instituciones de la sociedad.

¿Existe en otras partes del mundo?

Suiza se convirtió en 2016 en el primer país del mundo donde se celebró un referéndum sobre la introducción de una renta básica para toda la ciudadanía.

En Namibia e India se han llevado a cabo breves proyectos piloto, y en Irán se ha implantado por accidente algo parecido a una Renta Básica. 

¿Existe en otras partes del mundo?

Un amplio número de municipios de Países Bajos están embarcados en distintos proyectos sobre la renta básica universal, a partir de la iniciativa pionera de la ciudad de Utrecht.

Los proyectos piloto de la Renta Básica y experimentos similares continúan en Estados Unidos, Uganda, Kenia, España, Corea y los Países Bajos, y están previstos también en Escocia.

¿Existe en otras partes del mundo?

Brasil tiene desde 2004 en su Constitución, un derecho a una Renda Básica da Ciudadanía cuya implementación será gradual a través del Programa Bolsa de Familia y que a la fecha se ha focalizado en personas vulnerables.

01

Principales mitos de la RBU

Es un subsidio a la flojera, la gente ya no va a tener incentivo para trabajar.

Este es un argumento recurrente, lo cierto es que la RBU es un piso mínimo de subsistencia, no reemplaza el trabajo ni se pretende que lo haga. 

Está pensando como un monto que permitirá de manera inmediata - entre otras cosas - brindar autonomía económica a quienes hoy no reciben remuneración alguna por los trabajos que desempeñan o sus ingresos son totalmente insuficientes

Principales mitos de la RBU

Es un subsidio a la flojera, la gente ya no va a tener incentivo para trabajar.

Avanzando en la consolidación de un sistema de seguridad social robusto, la RBU podrá ser un complemento de otras fuentes de ingreso que le permita a las personas mayores libertades para poder decir que “no” a empleos que pagan muy bajos salarios, distribuir jornadas laborales con menos horas o contribuir a la construcción de un piso de seguridad económica que les permita arriesgarse y emprender.

La Renta Básica Universal, además, tiene efectos positivos en la economía en general. Genera mayor poder adquisitivo y lo distribuye de forma más equitativa. 

¿Qué dice la evidencia? Existe evidencia que señala que el pago regular de transferencias monetarias universales no lleva a un impacto significativo en la participación en trabajo remunerado. En Alaska por ejemplo, una revisión de de la evidencia sugiere que la entrega de un pago incondicional como piso mínimo, no genera desincentivos al trabajo.

Principales mitos de la RBU

Es un subsidio a la flojera, la gente ya no va a tener incentivo para trabajar.

En la misma línea, en Finlandia las conclusiones al piloto de renta básica efectuado sugieren que no sólo no desincentiva la búsqueda de trabajo remunerado sino que generaba mejores efectos en la búsqueda activa de empleo que el pago del seguro de cesantía ya existente. Además, podría tener efectos positivos en la forma en que se configuran las opciones laborales para las personas, así, por ejemplo, quienes hoy desempeñan laborales mal remuneradas que requieren de menos calificación, y que no están en posición de rechazar o negociar un trabajo de esas características, al tener asegurada una renta básica tendrían más posibilidades de resistencia a tales trabajos y presionarían al alza de los salarios más bajos. 

02

Principales mitos de la RBU

¿Por qué entregar plata a los más ricos?

La RBU como piso mínimo de subsistencia, establece también un criterio de igualdad entre quienes forman parte de una comunidad determinada: desde una perspectiva teórica, una RBU es el reconocimiento del derecho a una existencia material y social, así entendido, no debiesen existir diferencias entre los beneficiarios.

Principales mitos de la RBU

¿Por qué entregar plata a los más ricos?

Dicho lo anterior, la RBU no puede ser entendida únicamente como el reconocimiento de tal derecho, sino que también como una herramienta de política pública que permite la redistribución de los ingresos en una comunidad determinada. En este sentido, quienes disponen de mayores ingresos deben contribuir proporcionalmente más al financiamiento de la RBU que los que menos tienen. De esta manera el efecto neto para quienes tienen más es negativo. 

03

Principales mitos de la RBU

En una sociedad como la nuestra, solo se irá a pagar deudas. 

Queremos superar el modelo neoliberal en el que los más básicos servicios son proveídos por el sistema privado en Chile, para ello la RBU permite avanzar con efectos inmediatos disminuyendo brechas de pobreza, desigualdad por ingresos, género, trabajos no remunerados, etc. 

Principales mitos de la RBU

En una sociedad como la nuestra, solo se irá a pagar deudas. 

En el mediano plazo, en una sociedad en la que se construya efectivamente un sistema de protección social, y en el que las personas no deban endeudarse para pagar salud o educación, la RBU será un complemento que permita mayor libertad y bienestar general. La gente podrá en ese caso, por cierto, pagar créditos con la RBU si así lo estima conveniente, sin embargo, lo hará con suficiente educación financiera, y no por necesidad o para pagar servicios básicos de subsistencia que no son proveídos por el Estado.

04

Principales mitos de la RBU

Es mejor un ingreso mínimo garantizado que una renta básica universal.

Un ingreso mínimo garantizado funciona como un negative income tax o impuesto negativo al ingreso, es decir, un complemento a los ingresos que ya obtiene una persona. Por lo tanto no respeta los principios de universalidad e incondicionalidad.

05

Principales mitos de la RBU

Una renta básica produciría inflación

Un sistema de Renta Básica que se pague únicamente con cambios en el sistema actual de impuestos y prestaciones no aumentaría la oferta monetaria, por lo que no debería producir inflación.

06

Principales mitos de la RBU

¿Van a disminuir las ayudas que hoy entrega el Estado?

No. Debe primar como principio el que la RBU no puede significar menores beneficios que los que actualmente recibe una persona. Una RBU debe siempre contribuir a aumentar el ámbito de beneficios que se entregan a las personas sin condición alguna.

07

Principales mitos de la RBU

Nunca se ha probado, nunca ha funcionado.

Aunque aún no se ha implementado completamente una RBU a nivel nacional y de forma universal, hay múltiples pilotos a lo largo y ancho del mundo, que demuestran efectos positivos en diversos niveles. Te invitamos a revisar experiencia comparada acá o acá, o en los links al final de esta web!

08

Principales mitos de la RBU

Es muy caro, no se puede financiar. 

Existen múltiples maneras de financiamiento que pueden combinarse para lograr la recaudación necesaria para una RBU.

La RBU debe ser mirada no solo como una política que busca entregar un piso de subsistencia básico, sino que también como una herramienta redistributiva que apunta a disminuir la desigualdad, desde esta óptica, el financiamiento que debe lograrse para la RBU es un fin en sí mismo. 

¿ES UNA IDEA LOCA?

Los premios Nobel de economía Esther Duflo y Abhijit Banerjee (en su libro Good Economics for Hard Times), han respaldado - incluso antes de crisis económica producto de la pandemia del Covid - la creación de un Ingreso Básico Universal, entendido como una transferencia regular de efectivo que equivalga a la cantidad necesaria para la supervivencia básica. Desatada la pandemia han señalado incluso que los gobiernos de países en desarrollo deben aumentar sus déficits presupuestarios con tal de financiar rentas básicas universales para las personas.

¿ES UNA IDEA LOCA?

La CEPAL, por su parte, ha señalado enfáticamente que un ingreso básico de emergencia debe ser implementado para Latinoamérica a raíz de los duros efectos de la pandemia del Covid tendrá en las cifras de pobreza y desigualdad. Pero la CEPAL va incluso más allá y señala que estas rentas básicas deben implementarse con perspectivas de permanecer en el tiempo de acuerdo con la situación de cada país.

¿ES UNA IDEA LOCA?

“Para enfrentar los impactos socioeconómicos de la crisis producida por la enfermedad del coronavirus (COVID-19), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) propone que los gobiernos garanticen transferencias monetarias temporales inmediatas para satisfacer necesidades básicas y sostener el consumo de los hogares, lo que será crucial para lograr una reactivación sólida y relativamente rápida. Además, en el largo plazo, el organismo reitera que el alcance de esas transferencias debe ser permanente, ir más allá de las personas en situación de pobreza y llegar a amplios estratos de la población muy vulnerables a caer en ella, lo que permitiría avanzar hacia un ingreso básico universal, para asegurar el derecho básico a la sobrevivencia, señaló en un nuevo informe dado a conocer hoy por su Secretaria Ejecutiva, Alicia Bárcena.”

¿ES UNA IDEA LOCA?

La Subsecretaria General de la ONU y Directora Regional del PNUD para Asia y el Pacífico, Kanni Wignaraja, ha señalado a propósito de la forma de enfrentar los efectos socioeconómicos del Covid-19 pero también cómo reflexión en relación a las herramientas que se han utilizado a la fecha para reducir la pobreza y desigualdad en el mundo: “De esta crisis debe surgir un nuevo contrato social que reequilibre las profundas desigualdades que prevalecen en las sociedades. Para decirlo sin rodeos: la pregunta ya no debería ser si se pueden encontrar recursos para una protección social efectiva, sino cómo se pueden encontrar. La Renta Básica Universal promete ser un elemento útil de dicho marco.”

¿ES UNA IDEA LOCA?

En la misma línea, recientemente, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha indicado la necesidad de crear una renta básica temporal para mujeres, considerando las desigualdades estructurales ya existentes en el mercado laboral y los efectos más intensos que la Pandemia del Covid ha tenido sobre ellas:

“La pandemia ha golpeado con más fuerza a las mujeres que a los hombres, con pérdida de ingresos, una mayor tasa de salida del mercado laboral y una mayor carga de trabajo de cuidados. Un ingreso básico temporal podría brindar seguridad financiera en el corto plazo y preparar el terreno para futuras inversiones que aborden la desigualdad sistemática de género, de acuerdo con las constataciones del PNUD presentadas antes del Día Internacional de la Mujer.”